Viajar de a dos: consejos para no separarte en el camino

389 Flares Facebook 373 Twitter 8 Google+ 8 Pin It Share 0 389 Flares ×

Viajar de a dos. ¿Cómo viajar con el sexo opuesto y no separarse en el camino? Algunos consejos basados en experiencias propias.

Viajar de a dos, era una experiencia que hasta Febrero de 2013 no habíamos experimentado. Teníamos las ganas de encontrar un/a compañero/a para viajar pero en el fondo le teníamos miedo al viajar de a dos. ¿Cómo sería viajar con alguien que no conocíamos del todo? ¿Nos íbamos a llevar bien? ¿Y si no pegábamos onda, nos abandonaríamos para seguir caminos diferentes?

Antes de salir de viaje, con Nico planeamos todo (hasta quien llevaría el sacacorcho), nos veíamos de vez en cuando  ya que el vivía en Lujan y yo en Capital Federal pero chateabamos todos los días contando cuántos faltaban para emprender ese viaje sin fecha de vuelta. Pero de algo no se hablaba y era este miedo a viajar de a dos, con alguien del sexo opuesto que para agregarle pimienta, empezábamos a relacionarnos más (ustedes me entienden).

Hoy después de casi  2 años de patear juntos, les podemos contar que nos seguimos haciendo compañía, así que si estas planeando emprender un viaje de a dos, quizás te sirvan estos consejos.

ECONOMIA.

Al principio cada uno una lleva su economía individual, pero luego al compartir la mayoría de los gastos (comida, camping, hospedaje) y para evitar el “te debo, me debes” un buen consejo es  unificar cajas -más en un viaje largo- para esos gastos en común. Si hace algunos meses que andas viajando y te quedaste sin plata como nosotros en el Caribe, acá podes encontrar algunas ideas para seguir financiando tu viaje.

COMPAÑERISMO.

Viajar de a dos, implica compartir la mayoría del tiempo y momentos del día juntos. Ser compañero es convertir la necesidad del otro en la propia necesidad. Ser compañeros es ser leal, y no solo en lo sexual, sino en el pensamiento. Se trata de ser honesto con el otro, en todo momento. Se trata de ser tolerante -el camino te enseña a serlo-. En cuanto a los espacios, es fundamental respetarlos y ser ordenado, limpio y no apropiarse de los lugares y compartir. ¡Compartir!: es la piedra fundamental de este viaje.

viajar de a dos

NO HAY QUE ESTAR DE ACUERDO EN TODO.

Es verdad que viajando de a dos, uno se debe poner de acuerdo en muchos temas: cuánto pagar por hospedaje, cuánto pagar para comer, dónde ir y qué actividades hacer. Pero no es necesario estar de acuerdo en todo, ¿por qué? porque desde que somos diferentes, quizás uno quiera viajar en tren y el otro no, y ¿te vas a perder de hacerlo porque el otro no quiere?, y ¿vas a hacer que el otro lo haga solo porque  vos lo querés?

“TOMAR AL OTRO EN SU OTREDAD”.

Este concepto lo tomé del filósofo contemporáneo Dario Sztajnszrajber. Me encantó el solo hecho de querer, aceptar y vivir con un otro tal como es. Se trata un poco de que uno no esta viajando con el o la perfecta compañera de viaje, que te espera cada vez que te quedas atrás, que te lleva la mochila si estas cansada o que se yo que otra cosa pueda hacerle pensar a uno sobre la perfección de alguien. <Tomar al otro en su otredad> es pensar que quien nos acompaña no viene a llenar esos huecos de necesidades personales que nos hacen ilusionar con la felicidad plena. La felicidad no depende de otro sino de nosotros mismos. No nos olvidemos que viajando uno se encuentra con uno mismo y en ese viaje interno tiene que aprender a convivir con otro. Viajar de a dos es tomar al otro tal como es.

HABLAR DE LOS PROBLEMAS APENAS SURJAN.

Tan pronto como conversen sobre eso que los molestó, más rápido se entenderán y menos enojados estarán. Por más que uno se lleve de 10 con el otro, siempre van a existir algunos momentos -nuevos, porque viajando por primera vez con alguien,  todo es nuevo- en donde no se entiendan o algo no les haya gustado. En esos momentos lo mejor, luego de haberse tomado los minutos necesarios para respirar y reflexionar sobre lo que pasó, es hablarlo y “a otra cosa mariposa”. Sino, imaginate despertarte al otro día todavía enojados.

VIAJAMOS JUNTOS PERO NO TENEMOS QUE ESTAR TODO EL DÍA JUNTOS.

Estar un tiempo a solas, con uno mismo, es sano y necesario. Cuando uno está todo el tiempo con alguien, tiende a exteriorizar todo lo que piensa y a veces es necesario reflexionar a solas. Para pensar, para escribir, para leer, para meditar o simplemente respirar y admirar el paisaje.

estar a solas


SEGUI VIAJANDO CON OTROS POST

Hacía mucho tiempo que no salíamos a jugar con el destino y hacer dedo. Preparamos la mochila con comida y libros. Nuestra intención era llegar al Parque Nacional Tierra del Fuego y mate de por medio... Seguí leyendo

Estamos esperando que empiece la temporada de nieve, que abra el cerro y volver a hacer snowboarding, ya que es una de las razones por las cuales elegimos estar en invierno en Ushuaia. Mientras tanto disfrutamos los... Seguí leyendo

Como les contamos en: Lugu Hú, ¿La última sociedad matriarcal?, la minoritaria etnia Mosuo empieza a cambiar algunas costumbres de su antigua cultura tibetana no contactada hasta los sesenta. Cuando llegamos a... Seguí leyendo

Cerrar Comentarios

Comments (6)

  1. Qué suerte que se hayan encontrado como buenos compañeros de rutas! Yo no puedo viajar ni conmigo mismo! Como dice en el post, estoy conociéndome constantemente. Me gustó el post! saludos chicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


 

COTIZA EL SEGURO PARA TU VIAJE GRATIS