Elefantes, nuestra experiencia en Tailandia.

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Uno de nuestros sueños al llegar a Tailandia era poder tener alguna experiencia con elefantes. La premisa fundamental e inamovible fue y será siempre no ser participes del turismo idiota que financia la esclavitud de los animales. En nuestra búsqueda del centro que rescate  elefantes y que recibiera turismo, encontramos al menos 3 -siguiendo las recomendaciones de FADA (Turismo Responsable con los Animales) – y disponible dentro de nuestra estadía en Chiang Mai a Ran-TonG (Save & Rescue elephant Centre) donde vivimos nuestra primera experiencia con elefantes.

La situación de los Elefantes en Tailandia:

En Tailandia existe una población de elefantes alrededor de 8600, de los cuales la mayoría están cautivos.  No existe ley alguna que los proteja ni tampoco subsidios para los campamentos que los rescatan de la esclavitud y mal trato, tampoco existe ninguna organización que reclame sus derechos y ni hablar de censo, con lo cual los números son aproximados. Los elefantes son utilizados para diferentes fines: turismo cruel (los hacen pintar, montar bicilcetas, hacer piruetas y jugar al futbol), trabajando en la deforestación (cargando troncos), comercio de su marfil (son matados ya que 1mt. de marfil se cotiza 50.000 USD).

Los campamentos de rescate de animales son privados y no reciben ayuda más que de los turistas que los visitan. Las entradas suelen ser más costosas -obviamente- que los simples trekkings o shows de elefantes, ya que estos campamentos de rescate, por empezar compran (y no podríamos decir de manera ilegal -ya que no hay ninguna ley que reglamente ni el comercio ni la protección de estos animales-) elefantes al precio estimativo de 1 millon de bath = U$D 28.000, los sanan -existen veterinarias privadas de elefantes-, y los alimentan, todo en un ambiente responsable. Es por esta razón que al menos en Tailandia, estos centros de rescate tienen que trabajar con el turismo -responsable- ya que les sería casi imposible llevar su valioso trabajo de rescate y cuidado de estos animales sin voces.

Les contamos nuestra experiencia con elefantes:

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja

Muy pero muy entusiasmados nos vestimos con la ropa que nos dieron para ensuciarnos tranquilamente.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja3

Este bebe elefante llegó dentro de la panza de su mamá, hace 11 meses (Enero 2015) al campamento, fue rescatada de su trabajo ilegal en el desmonte de bosques en la frontera con Birmania / Myanmar. 

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja8

El bebe anda libre por el campamento y nos acompañó mientras andábamos recorriéndolo, aunque nunca se alejó demasiado de su madre. 

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja9

A todos los elefantes les encanta revolcarse en el barro.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja7

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja10

Preparamos unos bocadillos para los elefantes de 5 y 6 años a base de calabaza, tamarindo, arroz y vitaminas.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja11

Estos elefantes de 5 y 6 años, a diferencia del bebe de 5 meses ya tienen dientes, pero estos animales no son por naturaleza agresivos, y más si les das comida siempre van a ser amigables.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja12

También les cortamos una caña bien dulce que les encanta. A mi también me gustó. 

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja13

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja14

Cada elefante tiene su cuidador, éstos desarrollan una relación mediante la cual, el elefante crece reconociéndolo por su voz.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja17

El ritual de spa para los elefantes consiste en que después de revolcarse en el barro, cosa que disfrutan mucho -mueven sus orejas cuando están contentos-, se bañan en un gran charco para quitarse el barro. De esta manera se refrescan.

En esta actividad es muy importante saber que los elefantes no están todo el día sometidos al baño para el turista, ya que según leímos en distintas organizaciones de protección de animales y de elefantes (de otros países) no es bueno para ellos. En Ran-tonG los bañanan una vez al día -aunque los cuidadores dicen que si es por los elefantes estarían horas, ya que les encanta-.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja15

La “delgada linea” de si meterte en el barro con ellos o no, tocarlos o no. Después de haber observado el lugar y haber leído las referencias nos inspiró confianza. Así que nos embarramos con ellos.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja16

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja18Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja19

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja20

Los elefantes sufren mucho la exposición directa del sol. Los más grandes y rescatados tienen cancer por la forma de vida que llevaban antes del campamento. Y a los más chicos se los cuida con una preparación a base de comino y especies de hojas herbales. Con una especie de esponja humedecidos en este líquido -que tenía un aroma riquísimo- le dimos unos golpecitos “masajes” por su cuerpo. Ellos parecían disfrutarlo.

Turismo-responsable-con-elefantes-DaleViaja21

Cuando nos fuimos, el bebe elefante nos acompañó unos metros despidiéndonos.

Esta fue nuestra experiencia, lo que nosotros elegimos hacer en este campamento. No montarlos, pasar el día junto a ellos, experimentar parte de su cuidado y por sobre todo entender la problemática que representa su situación.

Pueden leer las referencias de este campamento en tripadvisor aquí


Para entender más la problemática los invitamos a leer ¿De dónde vienen los elefantes de Tailandia? por FADA

Día del animal.

Lo que el Buceo nos dejó. Reflexiones desde Tailandia.

¿Qué es wwoofing? ¿Quiero conectar con la Naturaleza?

Día Mundial del Medio Ambiente.

 

 

Cerrar Comentarios

Comments (3)

  1. Excelente Chicxs! Me alegra que se hayan asesorado con FAADA porque es una organización sumamente comprometida con el turismo responsable con los animales.

    Que linda experiencia vivieron! Me encantó como la relataron 🙂 Para esos elefantes rescatados debe ser el cielo estar ahí. Gracias por compartir su experiencia e inspirar a otrxs viajerxs a interactuar con los animales sin la necesidad de explotarlos 🙂

    Abrazos miles para lxs dos!

    Gaby

    • Gracias Gaby, siendo comunicadores nos sentimos sumamente responsable por lo que comunicamos y no podríamos hacer algo distinto a nuestros sentimientos. Cuando nos enteramos las condiciones de los elefantes acá en Tailandia y después los vimos en este campamento, queríamos seguir mimándolos por todo lo que habían sufrido antes. Abrazos para ustedes!!

  2. Pingback

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


 

COTIZA EL SEGURO PARA TU VIAJE GRATIS